Biografía Pablo Neruda

Pablo Neruda – La más completa biografía del poeta

Pablo Neruda (12 de julio de 1904 – 23 de septiembre de 1973) fue el poeta del amor, de las cosas sencillas y del compromiso con el arte. Vivió épocas muy convulsionadas, entre la política y la soledad, ambos factores que se vieron siempre reflejados en su poesía.

Hacia el final de su vida recibió el Premio Nobel De Literatura como reconocimiento a uno de los poetas más grandes del siglo 20. Su lenguaje singular dio nacimiento a una nueva sensibilidad. En todo lo que giraba en su vida él encontraba belleza y se la mostraba al mundo. A continuación, la más completa biografía del poeta Pablo Neruda.

Resumen biográfico

Ricardo Eliécer Neftalí Reyes Basoalto, conocido por su alias Pablo Neruda, nació en Parral, el 12 de julio de 1904. Fue un destacado y reconocido poeta a nivel mundial y también un importante político. Tras años viajando como Cónsul por el mundo y tras ser exiliado de Chile, En 1945 ganó el premio Nobel de literatura consagrando así su carrera y trayectoria.

La vida de este insigne poeta se vio marcada a muy temprana edad, por el fallecimiento de su madre. Pocos años más tarde se traslada con su padre a la ciudad de Temuco, donde Neruda encuentra una gran figura materna en la segunda esposa de su padre, a la cual llama “la mamadre”. Es en esta ciudad donde cursó sus estudios secundarios, y publicó su primer artículo.

Acerca de sus padres

Su madre, Rosa Neftalí Basoalto, murió al mes del nacimiento de Pablo Neruda enferma de tuberculosis. Neftalí Reyes no la conoció y su figura solo vivió en los recuerdos e historias que escuchó de ella.

Su padre, José del Carmen Reyes, era un ferroviario, quien se mudó a Santiago cuando Pablo tenía solo 2 años. Ahí, José del Carmen conoció y se casó con Trinidad Camdia, quien fue una verdadera madre para el poeta y que en sus escritos la mencionaba como mamadre.

Oh dulce mamadre, 
nunca pude decir madrastra, 
ahora mi boca tiembla para definirte, 
porque apenas abrí el entendimiento, 
vi la bondad vestida de pobre trapo oscuro, 
la santidad más útil.

Extracto del poema La Mamadre

Su infancia y sus primeros poemas (1910 a 1917)

En 1910, con 6 años, Pablo Neruda ingresó al liceo de hombres de Temuco. Era un joven tímido a quien le apasionaba coleccionar caracoles y leer las aventuras de Buffalo Bill y las crónicas de Julio Verne. Cuando todavía era un niño escribió sus primeros poemas que nacieron naturalmente de su pluma.

El talento era gigante para tan corta edad, tanto así que su padre, al leer sus primeros escritos, le preguntó muy preocupado que a quién se los había copiado. Nadie creía que pudieran ser de él.

A los 13 años, en 1917, Neruda publicó su primer artículo titulado “Entusiasmo y perseverancia” en el diario La Mañana de Temuco. A partir de entonces sus poemas aparecieron en diferentes revistas del pueblo. Fue este el primer paso para construir su gran historia literaria.

Su encuentro con Gabriela Mistral (1918)

Ya con publicaciones informales, Neruda tuvo el gran encuentro que lo afirmaría en el camino de la poesía. Casualmente Gabriela Mistral había sido designada directora del liceo de niñas de Temuco y Pablo no dudó en ir a visitarla.

Muy tímido y sin la confianza aún de que era un genio literario, se para frente a la poetisa y le presenta parte de su obra. Como era de esperar, Gabriela queda sorprendida y le dice que debe seguir por ese rumbo artístico.

Gabriela Mistral como gran educadora que era, no dudo en reconocer el brillante intelecto del joven Neftalí Reyes, el gran Pablo Neruda, poeta que no perdía oportunidad de mencionar la gran influencia, que las obras de esta insigne mujer tuvieron en él.

Es una anécdota corta, pero que marcó el camino de Neruda en la poesía. Es innegable la importancia que este encuentro tuvo, en el joven hombre de letras.

Su seudónimo (1920)

Como contábamos en un principio, el verdadero nombre de Pablo Neruda es Neftalí Reyes Basoalto, pero ¿por qué adoptó un seudónimo? Todo comenzó en 1920, cuando con 16 años su carrera comienza a despegar. Aún sin ser conocido públicamente, pero sí alabado por otros artistas del rubro, se dio cuenta que los prejuicios de su padre no le permitirían escribir libremente.

Sabiendo el problema que esto podría traer en su desarrollo poético y por miedo a que le prohibieran escribir, fue ese mismo año que firmó su primer poema como Pablo Neruda, tras publicar sus escritos y obtener un premio en la Fiesta de la Primavera de Temuco. Tras esa primera firma con un seudónimo, su nombre se instaló, creció y lo acompañó por el resto de su vida.

¿De dónde viene el seudónimo?

Sobre el origen del seudónimo Pablo Neruda, sólo existen hipótesis. El poeta ante la pregunta, contestaba con evasivas, así que realmente no existe una explicación proveniente de él.

Una de las teorías dice que de muy joven tomó el nombre del escritor checo Jan Neruda, con la finalidad de ocultar su obra del padre, que tenía una marcada aversión por poetas y escritores.

Si bien la teoría anterior es muy aceptada, son muchos los historiadores que la desestiman afirmando que para el año 1920, Pablo Neruda, no conocía la existencia de Jan Neruda.

En fin, lo único realmente cierto, es que necesitaba publicar sin que el padre supiera que se trataba de él y el poeta siempre se negó a dar explicaciones sobre el origen del nombre Pablo Neruda.

Su llegada a Santiago (1920)

Con 17 años de edad, su padre lo envió a Santiago a terminar el liceo y estudiar profesorado de francés en el Instituto Pedagógico. La ciudad, que entonces tenía medio millón de habitantes, sorprendió a Pablo Neruda con su bullicio y sus tranvías, algo nuevo para él que venía de regiones más tranquilas.

El joven se instaló en una pensión de la calle Maruri donde escribía mucho y comía poco. Fue en ese espacio de soledad en donde nacieron muchos de sus poemas.

Es en esta ciudad donde inicia una vida bohemia dedicada a la cultura y el arte, fue aquí donde escribió el poemario “Veinte poemas de amor y una canción desesperada”, que lo convierte en un referente de la poesía chilena.

Su primer libro (1923)

Los atardeceres de Santiago, que coloreaban la pobreza de la pensión, dieron nacimiento al primer libro de poemas de Neruda que llamó Crepusculario. Publicado en 1923 se percibía en sus páginas la presencia de un mundo oscuro y la obsesión por la muerte que significaba el irremediable ingreso en la vida adulta.

La publicación de su primer libro Crepusculario, estuvo rodeada de enormes dificultades que él mismo contó en su memoria: tuvo que empeñar sus pequeñas posesiones, vender el regalo más preciado que tenía (un reloj de su padre) y pasar muchos días sin comer por poder ahorrar dinero.

Esta iglesia no tiene lampadarios votivos,
no tiene candelabros, ni ceras amarillas,
 no necesita el alma de vitriales ojivos, 
para besar las hostias y rezar de rodillas.

Neruda juega con nuevas palabras. El lenguaje que él conoce, a través de la lectura, le resulta insuficiente. No se refiere a los trigales como trigales, si no son trigaladas; ya no se refiere a un crepúsculo, si no que habla de crepusculario.

Su segundo libro (1924)

En junio de 1924, ya con 20 años, Neruda publicó un nuevo libro que describía el amor y los atormentados sentimientos que habían atravesado su alma. Ese libro fue “20 poemas de amor y una canción desesperada”, la obra que hizo famoso y consagró al poeta.

Este libro puede ser descrito como colección de apasianos que millones de personas en todo el mundo copiaron y recitaron para declarar su amor eterno.

“Inclinado en la tarde tiro mis tristes redes, 
a tus ojos oceánicos.
Allí se estira y arde en la más alta hoguera
mi soledad que da vueltas los brazos como un náufrago.
Hago rojas señales sobre tus ojos ausentes
que olean como el mar a la orilla de un faro.”

Su carrera diplomática (1926)

A los 20 años pablo Neruda era uno de los poetas más populares de Chile. Junto a Gabriela Mistral y Vicente García Huidobro, marcó una época de oro en la poesía chilena. En 1926 de duda publicó tres libros: Tentativa del Hombre Infinito, Anillos y El Habitante y su Esperanza. Fue entonces cuando decidió abandonar sus estudios para dedicarse exclusivamente a la poesía.

Esto significó el retiro de la ayuda económica de su padre. El poeta entendió que debía encontrar un empleo que le permitiera continuar con su actividad literaria. Gracias a la intervención de un amigo en el ministerio de relaciones exteriores, logró un cargo como cónsul en Rangún, capital de Birmania, un exótico destino en medio oriente. Así empezó una larga carrera diplomática

Para Neruda, la vida en oriente fue una especie de odisea, en la que luchó contra la pobreza, contra la soledad y contra una poesía que se iba haciendo en forma muy dificultosa. Él es un hombre joven, que está solo y que no habla el idioma local.

Pero a pesar de las dificultades, en Birmania cae rendido frente a la belleza de las mujeres, de su forma de vestirse, de caminar, de los mercados llenos de pájaros, llenos de sonido. Eso le resulta fascinante y reaviva su carrera literaria.

Entre 1927 y 1931 Pablo Neruda se ocupó también de los consulados chilenos de Batavia, y Singapur en Malasia. Como decíamos en los párrafos anteriores, la soledad de este cargo, no lo echó abajo, es más lo levantó y gracias a esto logró sacar su libro Residencia en la Tierra, un conjunto de poemas cargados de angustia y desolación. Publicada en 1933, esta obra lo hizo conocido en Europa, donde provocó un fuerte impacto por la sutileza de sus versos.

Su primera esposa y su hija

Mientras era cónsul en Batavia, el poeta chileno conoció a quien sería su primera esposa, María Antonieta Aguilar, era holandesa, una mujer de gran estatura, mucho más alta que él. Neruda se casó con ella en indonesia.

Vivieron juntos algún tiempo en Chile y tuvieron una hija, Malva Marina, quien nació con un problema congénito de malformación e hidrocefalia, es decir una gran una gran hinchazón de la cabeza por exceso de líquido.

Esta pequeña murió a los 8 años de edad, pero antes de eso se había producido la separación entre Neruda y María Antonieta. Se habla mucho del abandono de Neruda hacia su hija, pero la verdad es que la distancia, sin justificarlo, ocurrió en primer lugar por la distancia que tuvo con María Antonieta tras su separación.

Cónsul en Buenos Aires (1933)

A mediados de 1933, con 29 años, Pablo Neruda fue nombrado cónsul en Buenos Aires, la capital de Argentina. Fue allí donde se encontró por primera vez con el famoso poeta Federico García Lorca. La conexión entre ambos fue inmediata. García Lorca quedó impresionado con el trabajo y la personalidad del chileno. Para Neruda comenzaba una relación de amistad e intercambio artístico que le abriría las puertas de su próximo destino diplomático.

Este consulado le abrió las puertas para conocer el viejo mundo, destino que era muy difícil de alcanzar de otro modo, por los altos costos del viaje. De aquí fue nombrado Cónsul de Barcelona, con lo que inició su paso por Europa, que marco un importan hito en su crecimiento literario. Europa era el destino soñado de cualquier hombre de letras de este lado del mundo, al que muy pocos podían acceder.

Neruda en España (1934)

En 1934 España vivía un momento de esplendor. En Madrid, Neruda se relacionó con los poetas y escritores más importantes del momento, como Rafael Alberti, Luis Cernuda y Manuel Altolaguirre. Los círculos intelectuales más reconocidos de España manifestaron su admiración por el poeta chileno, ofreciéndole la dirección de la revista literaria Caballo Verde.

Fue en España se separó de su mujer en ese entonces Maruca Hagenaar y cuando conoció a Delia del Carril, una intelectual Argentina que vivía en Madrid, muy trabajadora y quien sería su compañera por 15 años. La relación con Delia del Carril, era una relación tremendamente complementaria. Dos intelectos similares y absolutamente integrados. Delia tenía un bagaje cultural absolutamente superior a sus pares.

El 18 de julio de 1936 el fascismo desembarcó en España. Una sublevación militar liderada por el general Francisco Franco pretendía convertir a la república en un aliado estratégico de Adolfo Hitler. Así empezó la guerra civil española que terminaría en abril de 1939 con la victoria del franquismo. La guerra fue una tragedia internacional que incluyó en la muerte de Federico García Lorca. El poeta de granada fue fusilado en agosto de 1936 por las Camisas Negras de Franco.

Y de ese modo, la guerra de España, que cambió mi poesía, comenzó para mí con la desaparición de un poeta.

A la luz de estos acontecimientos, Pablo Neruda comenzó a tomar conciencia política y se comprometió profundamente con la causa republicana de España. Reflejo de este compromiso fueron los versos de ‘España en el Corazón’ y su decisión de integrar la alianza de intelectuales antifascistas que le costó su cargo de cónsul.

Neruda en París (1939)

Como ya había ocurrido con muchos intelectuales de izquierda, Neruda se trasladó a París en compañía de su mujer María Delia del Carril. El poeta chileno se instaló en un pequeño departamento del escritor español Rafael Alberti, al frente del río Sena. Desde su ventana se veían dos iconos que reflejaban la literatura y la historia francesa.

Por las tardes, cuando el Sena brillaba con luz propia, Neruda y sus camaradas recorrían la zona y proyectaban campañas políticas a favor de la república española. Después de la guerra civil de España, cuando ya se produce el quiebre de los ejércitos republicanos y la derrota, hacia Francia va un contingente impresionante de hombres, mujeres, niños y ancianos, huyendo de las represalias de Franco.

Es entonces, en 1939, cuando Neruda diseñó su propio plan de ayuda, que fue respaldado por el presidente chileno Pedro Aguirre Cerda, en cuya campaña política había participado. El poeta chileno fue nombrado cónsul para la inmigración española, mientras observaba desde su ventana partir los primeros contingentes de soldados hacia la Segunda Guerra Mundial.

Neruda llevó a cabo su plan: embarcó a más de dos mil españoles en el buque francés Winnipeg, rumbo a Chile, donde encontraron refugio. No solamente fue un gran hombre de letras, además se destacó como político y humanista, consciente de las penurias de los refugiados y los inmigrantes, lo cual plasmó en su poesía, con la fuerte convicción de ayudar a encontrarles patria.

Neruda en México

En europa las tropas nazis avanzaban incontenibles, mientras el poeta chileno denunciaba el holocausto desde su consulado en México. Allí conoció a los pintores muralistas Diego Rivera y David Alfaro Siqueiros con quienes serían amigos para siempre. Es en México, donde encontraron refugio, la mayor parte de los poetas españoles partidarios de la República Española.

Esto creó el ambiente ideal para alguien con los pensamientos e ideales de Neruda. Él era un personaje polémico, en una alocución a los poetas mexicanos dijo “Yo persigo deshacer la forma que es propia de México”. Fue la fuente de inspiración de los poetas mexicano Octavio Paz y Efraín Huerta. Para ellos era el modelo a seguir de poeta comprometido, para esa época escribía duramente contra los nazis, modelo de eso son los “Cantos de amor a Stalingrado”.

Su primer regreso a Chile

Ya de vuelta en Chile y tras años viajando por su carrera diplomática, Neruda se recluye en una casa que había comprado a 40 kilómetros del puerto de Valparaíso. Las rocas oscuras que salpicaban la playa sobre las aguas del pacífico, habían dado el nombre al lugar: Isla Negra. Allí pasaba largas horas escribiendo sus poemas en compañía de sus extrañas colecciones personales. Isla Negra era sin duda su casa preferida.

Ahí tenía todas las colecciones más preciadas. Ahí tenía los mascarones de proa, la colección de botella de diferentes formas, la colección de mapas antiguos, una colección de caracolas, etcétera. En Isla Negra recibía la visita de numerosos amigos, a quienes siempre sorprendía con sus ocurrencias y su personalidad extravagante. Era muy feliz recibiendo a gente a su alrededor, sobre todo a la hora de almorzar o de comer. Neruda decía que almorzar solo era como almorzar en una tumba.

Pablo Neruda Senador (1945)

Pero la poesía y los amigos no eran todo. Para Neruda la política continuaba ocupando un lugar primordial en su vida, y en marzo de 1945 fue elegido senador de la república por las provincias norteñas de Tarapacá y Antofagasta. Mientras en Europa la Segunda Guerra Mundial concluía con la derrota de Hitler, la adhesión de Neruda al comunismo como provocó resquemores en ciertos símbolos intelectuales de Chile.

Las críticas se sucedieron cuando le fue entregado el Premio Nacional de Literatura en mayo de 1945.Pablo Neruda, ya consagrado en América y Europa, no imaginaba que este compromiso político lo obligaría a huir de Chile cruzando la cordillera de los andes al lomo de un caballo. El exilio le cambiaría la vida para siempre.

El quiebre de Neruda como senador, sobrevino a causa de la fuerte represión de la que fueron víctima los mineros del pueblo de Lota, en octubre de 1947. Fue entonces cuando el poeta, dio un dramático discurso, que pasó a la posteridad con el nombre “Yo acuso”, en el cual emitió duras críticas en contra de González Videla.  Un detalle de esta arenga fue que en ella incluyó los nombres de todos los mineros y de sus familiares encarcelados, luego de esto fue perseguido hasta que tuvo que exiliarse.

Sus problemas políticos

En las elecciones presidenciales de 1946 triunfó la Alianza Democrática, una coalición integrada por radicales, comunistas y demócratas, que llevó al poder a Gabriel González Videla. La represión desencadenada por este último contra los trabajadores mineros en huelga llevará a Neruda a protestar vehementemente en el Senado.

La persecución desatada por el gobierno de González Videla contra sus antiguos aliados comunistas, mediante la ‘Ley de Defensa Permanente de la Democracia, culminará en la prohibición del PC el 3 de septiembre de 1948. Neruda se transformó entonces en el más fuerte antagonista del presidente, dictando discursos en el Senado y publicando artículos contra el Gobierno en el extranjero, ya que el diario comunista El Siglo estaba bajo censura.

Neruda criticó fuerte a González Videla, a quien llamó «rata», lo acusó de ser amigo de los nazis durante sus años de embajador en París a quienes invitaba a elegantes cenas a la embajada chilena, de vender el país a empresas estadounidenses e incluso acusó a su esposa, Rosa Markmann, de haber ocultado sus orígenes judíos mientras vivieron en Europa durante la Segunda Guerra Mundial y de enriquecerse comprando diamantes a europeos empobrecidos y casando a su descendencia con las familias más ricas de América del Sur.

Famoso es su artículo «La crisis democrática de Chile es una advertencia dramática para nuestro continente», que más tarde fue conocido como «Carta íntima para millones de hombres», publicado en el diario El Nacional de Caracas. Esto provocó la petición del Gobierno a los tribunales de un desafuero del senador Neruda por «denigrar a Chile en el exterior y por calumnias e injurias al Primer Mandatario».18​ y posteriormente se dictó una orden de detención contra él, forzándolo primero a la clandestinidad y luego al exilio.

El exilio de Pablo Neruda

Pablo Neruda, durante trece meses se ocultó en la casa de partidarios y admiradores, tratando de pasar desapercibido. Es en 1949, que decide cruzar la Cordillera de los Andes, a caballo, corriendo muchos peligros e incluso estando a punto de ahogarse. Este relato se pudo escuchar de boca del mismo poeta, en la ceremonia de premiación del Premio Nobel de Literatura.

Llegó a Argentina, donde se encontró con su amigo, Miguel Ángel Asturias, que para el momento era agregado cultural de la embajada de Guatemala. El parecido físico entre ambos hombres de letra, permitió que Pablo Neruda viajara a Europa con el pasaporte de Asturias. Pablo Picasso, hizo los arreglos para que llegara a Paris, donde se presentó sorpresivamente en el Congreso de las Fuerzas de Paz. Mientras tanto el gobierno chileno seguía negando su huida.

Este exilio duró tres años, en los cuales recorrió Europa, India, China y la URSS. A su regreso a México, se enfermó, y es allí donde conoce a la que más tarde sería su esposa Matilde Urrutia. Publica su famoso Canto General, que fue publicado clandestinamente por el partido comunista chileno.

Su segundo regreso a Chile

Al culminar la dictadura de González Videla, en el año de 1952, se venía preparando la candidatura de Salvador Allende, con el apoyo del Partido Comunista, para lo cual requirieron la presencia de Pablo Neruda, para que manifestara su apoyo. Una vez en Chile termina definitivamente con su primera esposa, y desde ese momento se mantiene unido a Matilde, a quien le dedica sus famosos “Sonetos de Amor”.

Para ese entonces era un poeta consagrado, sus libros se editaban en muchos idiomas. Su voz era escuchada en los ámbitos de la política y de las artes, denunció de forma firme y tajante la forma en que los Estados Unidos participó en la crisis de los misiles en Cuba, y luego la guerra de Vietnam, esto ocasionó que fuera duramente criticado por los intelectuales del momento.

Premio Nobel de Literatura

La primera nominación de Neruda al premio nobel ocurrió en 1964, este premio le fue concedido a Jean Paul Sartre. Luego en el año de 1971, fue nominado por segunda vez, siendo en esta ocasión reconocido con el Premio Nobel de Literatura. No resultó un tema fácil que se le otorgará el galardón, muchos de los miembros del jurado, aun recordaban la marcada y reconocida admiración del poeta por la dictadura de Stalin.

Muchos admiradores relevantes abogaron por él, como su traductor sueco Artur Lundkvist. Este personaje hizo toda la campaña que pudo, y defendió al autor ante cualquier detractor, hasta que logró que la genialidad del poeta, fuera puesta por encima de sus ideales políticos.

Muerte de Pablo Neruda

Para el año de 1973, época en la que se desataron fuertes disturbios en Chile, Pablo Neruda se encontraba en estado de gravedad, debido a un cáncer de próstata. Las noticias sobre la conspiración en contra de Allende, contribuyeron a empeorar su estado de salud. Su ilusión de un Chile socialista y democrático, culminó con el golpe de estado del general Augusto Pinochet.

Al poco tiempo de darse estos duros acontecimientos políticos, a causa de una fuerte requisa, en la casa de Isla Negra, el poeta dijo sus famosas palabras:

“Miren por todas partes; sólo encontrarán una cosa peligrosa para ustedes: Poesía.”

Murió de leucemia la tarde del 23 de septiembre de 1973, luego de su muerte sus casas fueron saqueadas y destruidas. Su esposa para llamar la atención del mundo, ató el cadáver del poeta en los escombros de La Chascona, el cuerpo fue violentamente retirado por las fuerzas armadas.

Su sepelio, fuertemente custodiado sirvió como marco para fuertes protestas opositoras a Pinochet por la policía. Más adelante Matilde hizo publicar las memorias del poeta, en las que había estado trabajando antes de morir. El gobierno intento detener la publicación, pues veían el pensamiento de Neruda como una amenaza, al punto de prohibir su poesía en territorio chileno.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *